Epicondilitis, Tratamiento del Codo de Tenista

En este artículo Epicondilitis, Tratamiento del Codo de Tenista te voy a explicar todo lo que necesitas saber sobre el dolor de la Epicondilitis o Codo de Tenista.

Muy probablemente, has escuchado a alguna persona de tu entorno decir que alguien que conoce padece de codo de tenista. O puede que, incluso, algún amigo te haya dicho que lleva una banda en el codo porque sufre de codo de tenista.

Si no sabes en qué consiste la Epicondilitis o Codo de tenista, en este artículo voy a explicártelo y a tratar de aclarar las dudas que puedas tener sobre sus causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento.

Antes de entrar en materia, me gustaría contarte que “Codo de tenistaes como se conoce popularmente a la epicondilitis, una patología que produce un síndrome doloroso en el codo.

La razón por la que has escuchado hablar de codo de tenista es porque los gestos característicos que hacemos al practicar tenis son los mismos que pueden conducir a desarrollar la Epicondilitis, a empeorarla o a reproducir sus síntomas.

Más adelante, en este texto, te explicaré con más detalle la relación que guarda la Epicondilitis con el tenis y también con otras actividades.

Nota del Dr. Francisco Belda Maruenda

Este Artículo es un Artículo de un Autor Invitado en este Blog. Es un artículo del Dr. Juan Fernández Pérez, que ya ha publicado en este Blog el artículo ¿Cómo se Trata una Crisis de Angustia?, Síntomas.

Juan fernández Pérez

Continúa con el Artículo el Dr. Juan Fernández Pérez.

¿Qué es la Epicondilitis o qué es el codo de tenista?

La epicondilitis consiste en un proceso degenerativo de las fibras tendinosas situadas en un relieve del hueso húmero (el del brazo) llamado “epicóndilo”.

Este relieve está en la cara externa del hueso húmero y, por esa razón, el dolor de la epicondilitis se localiza frecuentemente a nivel del lateral del codo.

No debes confundirla con la epitrocleítis, una patología similar que consiste en una afectación de características similares de las fibras tendinosas de la cara interna del codo que se asocia a otras actividades como jugar al golf.

Pero, no te inquietes. A veces, estas dos enfermedades también son difíciles de distinguir para el médico y hablaremos en otro momento de la epitrocleítis.

En esta página tienes todos los artículos que he publicado de:

¿Cuáles son las causas de la epicondilitis?

La epicondilitis se produce cuando las fibras tendinosas de los músculos del antebrazo que se insertan en el epicóndilo sufren desgaste o mala irrigación sanguínea.

Estas lesiones se producen cuando se hacen esfuerzos de aceleración con el brazo que deben ser frenados por los músculos epicondíleos y estos deben hacer un esfuerzo mayor que el que son capaces de tolerar.

Comúnmente, estas lesiones se asocian a la ejecución de gestos de la mano o del brazo que son perjudiciales y que se realizan de forma muy repetitiva.

Este es el motivo por el que la epicondilitis aparece muy frecuentemente asociada a la práctica del tenis, particularmente, al hacer los golpes de “revés” y los “servicios”.

Pero también, y esto es lo más frecuente, como consecuencia de actividad laboral.

Algunas profesiones en las que se ejecutan gestos que pueden facilitar el desarrollo de la epicondilitis son las siguientes:

  • Fontanería e instalaciones.
  • Limpieza.
  • Carpintería.
  • Operario de fábrica.
  • Carnicería y charcutería.
  • Restauración.
  • Cocina.
  • Construcción.
  • Músicos.
  • Personas que trabajan usando ordenadores.

¿Qué otras patologías producen dolor en el codo?

Hay que tener en cuenta que no todos los dolores de codo están producidos por epicondilitis, sino que existen otras enfermedades que producen dolor a nivel del codo.

De hecho, el codo es una articulación relativamente estable en comparación con otras como el hombro (más predispuesta a lesionarse) y pueden existir problemas que no se producen a nivel del codo pero llegan a producir dolor en el codo.

Estas enfermedades pueden confundirnos a la hora de diagnosticar una epicondilitis. Algunas de estas enfermedades son:

  1. Atrapamiento del nervio cubital.
  2. Pequeñas fisuras o fracturas.
  3. Afectaciones de la membrana sinovial u otras partes de los huesos húmero o radio.
  4. Afectación neurológica a nivel cervical.
  5. Algias postraumáticas.
  6. Problemas en otras articulaciones del miembro superior: hombro y muñeca.

¿Cuáles son los síntomas de la epicondilitis?

Me gustaría que sepas que el dolor de codo que produce la epicondilitis es típicamente de localización lateral.

La palpación de la zona de músculos epicondíleos produce dolor localizado y también las maniobras exploratorias y los gestos que implican la contracción de los músculos afectados de la masa epicondílea.

El dolor de la epicondilitis puede ser variable. Es un dolor que aparece de forma progresiva con la repetición de malos gestos.

Sin embargo, también puede surgir de forma espontánea al iniciar una nueva actividad que ponga en compromiso estas estructuras. Por ejemplo, alguna actividad manual. Y puede permanecer después de haber cesado la actividad que lo ocasionó.

El dolor de la epicondilits puede tener diferente intensidad. Puede ser continuo y de gran intensidad, llegando a dificultar la conciliación del sueño, pero también puede ser de menor intensidad y aparecer de forma intermitente con fases de empeoramiento y mejora.

Es importante que sepas que en la epicondilitis algunos movimientos pueden resultar dolorosos pero, en general, la movilidad no está reducida. Es decir, que podrás mover la mano y el codo de forma normal, sin otras limitaciones que no sean las que te produce el dolor.

Por otra parte, si el dolor en la zona lateral del codo se produce de forma brusca tras un traumatismo, en ese caso podría tratarse de una rotura del tendón o de un dolor que surge como consecuencia del traumatismo.

Ya no hablaríamos de epicondilitis, sino de otros procesos que tu médico debe diagnosticar. Por eso es importante que consultes con tu médico antes de tomar ninguna medida.

¿Cómo se diagnostica la epicondilitis?

El diagnóstico del codo de tenista es, en la mayoría de casos, un diagnóstico clínico.

Esto quiere decir que la evaluación de tu médico suele ser suficiente para diagnosticar una epicondilitis.

No obstante, tu médico puede solicitar que te realices algunas pruebas diagnósticas si piensa que lo que produce tu dolor de codo no es una epicondilitis, sino otra patología.

Esas pruebas pueden ser las siguientes:

  • Resonancia magnética del codo.
  • Ecografía del codo.
  • Técnicas de neurofisiología, como una Electromiografía o EMG.

Pero te recuerdo que no suele ser lo común.

Tampoco es posible observar nada anormal en el brazo a simple vista.

Durante tu visita a la consulta, tu médico te hará una serie de preguntas sobre las características de tu dolor y qué movimientos lo producen, pero también es posible que te pregunte sobre tu actividad profesional o sobre las actividades que realizas en tu tiempo libre.

A continuación, tu médico puede pedirte que le dejes palpar la zona dolorosa o pedirte que realices una serie de movimientos que reproducen el dolor.

Esta parte de la exploración puede resultarte un poco molesta. Pero no te preocupes, es normal y, gracias a ello, tu médico podrá diagnosticarte de epicondilitis.

¿Cuál es el tratamiento del Codo de Tenista?

En el tratamiento de la epicondilitis se han intentado varias técnicas con distinto grado de éxito.

Como es habitual en medicina, lo más probable es que tu médico empiece por recomendarte aquellas terapias que son menos agresivas y más fáciles de realizar.

A corto plazo o en momentos críticos en los que el uso de estos músculos, por movimientos del codo o de la mano, es intenso, puede ser recomendable el reposo y la toma de medicación analgésica.

En otros casos en los que la sintomatología es muy dolorosa e incapacitante, se pueden usar inyecciones de corticoides de forma local, son las típicas infiltraciones que estoy seguro que has oído hablar de ellas.

Estas producen un alivio del dolor, pero sólo pueden usarse en situaciones muy puntuales y bajo indicación de tu médico. Además, no son una solución aceptable a largo plazo porque pueden producir más daño en los tendones si se usan de forma muy frecuente o poco sensata.

A medio o largo plazo, la fisioterapia también puede contribuir a mejorar los síntomas de la epicondilitis, en función de la causa de tu epicondilitis.

Existen estiramientos específicos que te van a ayudar a aliviar la zona epicondílea y también las articulaciones del hombro y la muñeca, las cuales pueden estar implicadas en el proceso de epicondilitis.

Pero debe ser tu fisioterapeuta de confianza quien te oriente sobre cómo realizarlos de manera correcta para no correr riesgos. Además, en el ámbito de la fisioterapia existen otras terapias que, a veces, pueden combinarse con las que ya te he comentado. Será tu fisioterapeuta quien deberá asesorarte.

Por otra parte, el uso de diferentes brazaletes, coderas u otro tipo de ortesis está bastante extendido, pero su uso no suele ser eficaz como tratamiento único. Hay de varios tipos y es conveniente consultar a tu médico sobre cual usar, puesto que su uso prolongado puede acarrear problemas. Además, no son fundamentales en el tratamiento.

En cuanto al tratamiento quirúrgico, no se suele realizar como primera medida terapéutica.

Generalmente, será necesario operar una epicondilitis cuando se han intentado los tratamientos anteriores y no se ha conseguido mejorar la sintomatología de forma persistente.

Para ello se han desarrollado y utilizado distintas técnicas que ofrecen diferentes resultados en cuanto a complicaciones y pronóstico.

¿Qué relación tiene la epicondilitis con el tenis?

En la práctica del tenis hay ciertos movimientos que se repiten con frecuencia y que pueden conducir a la aparición de epicondilitis.

Particularmente, me quiero referir a los gestos de “revés” y “servicio”.

Durante la parte final del movimiento de brazo que haces al golpear la pelota, la muñeca realiza una potentísima flexión. Esta aceleración que lleva la mano hacia abajo debe ser compensada por tus músculos epicondíleos.

Y, cuando hacen esto, son sometidos a un estrés que es el conduce a la producción de pequeños fenómenos de desgaste que, con el paso del tiempo, llevarán a que desarrolles epicondilitis.

En algunos casos, cambiar de raqueta por otra que se adapte mejor a ti (menor tamaño, empuñadura más cómoda, etc) puede reducir el impacto de los movimientos sobre los tendones, ayudando a que el problema mejore.

No obstante, ten en cuenta que este mismo gesto u otros similares se pueden producir fuera de la práctica deportiva de tenis.

También puedes provocar este tipo de lesiones al manipular:

  • Martillos.
  • Cuchillos.
  • Herramientas.
  • Recipientes pesados, etc.

¡Bueno, y ya creo que es suficiente! ¡Espero que esta información te sirva para saber más sobre la epicondilitis o codo de tenista! 

Imagino que has leído el artículo con atención, y ya sabes cuáles son los síntomas de la Epicondilitis.

Ya tienes toda la información que andabas buscando. Y, por supuesto, ya conoces cuál es el tratamiento del codo de Tenista.

Ahora ya sabes algo muy importante:

  • ¿Qué es la Epicondilitis o qué es el codo de tenista?.
  • ¿Cuáles son las causas de la epicondilitis?.
  • ¿Qué otras patologías producen dolor en el codo?.
  • ¿Cómo se diagnostica la epicondilitis?.
  • ¿Qué relación tiene la epicondilitis con el tenis?.

Si te ha quedado alguna duda, hazme un comentario y te responderé.

Suscríbete al Blog si te gustan los artículosDe esa manera, te enviaré un correo electrónico cada vez que publique un artículo nuevo.

Si te ha gustado el artículo y piensas que puede interesar a tus amigos o amigas, puedes compartirlo en tus redes sociales. Las encontrarás más abajo. También puedes darle a Me gusta en Facebook. Si lo haces, ya sabes que tienes toda mi gratitud.

Intento mejorar en cada artículo, por eso me interesa que me evalúes en las estrellas de más abajo. 5 estrellas es la nota máxima y para ello hay que pulsar la estrella de la derecha.

ESTOS ARTÍCULOS TAMBIÉN TE PUEDEN ENCANTAR:

¡Que hoy tengas un gran día!

Epicondilitis, Tratamiento del Codo de Tenista
5 (99.68%) 63 voto[s]

1 comentario en “Epicondilitis, Tratamiento del Codo de Tenista”

  1. Los comentarios para esta web son muy importantes, significan que la web tiene vida propia.

    Tú eres muy importante y tu opinión es exclusiva.

    Deja un comentario y siempre te responderé.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.