LA VACUNA: Capítulo 8, FRACASO

A las siete y media de la mañana Mary Fishers ya estaba en su despacho. A esas horas no había llegado nadie todavía a trabajar. Era la primera en llegar. Estaba ansiosa por conocer los resultados oficiales del Proyecto Mgen1702 proporcionados por el programa original 4GLium. Todavía faltaba media hora para que esos resultados estuvieran disponibles. Por ello, programó su tiempo para realizar diferentes tareas pendientes de su visto bueno y otras que tenía que estudiar.

Minutos antes de las ocho de la mañana escuchó el leve murmullo de sus compañeros de trabajo, a medida que se iban incorporando a sus lugares correspondientes. La señora Wilcox llamó a la puerta e irrumpió en su despacho.

―Buenos días doctora Fishers, ¿quiere que le traiga el café con leche?

―Sí. Gracias señora Wilcox.

Aunque todas las mañanas Mary tomaba lo mismo, la señora Wilcox siempre lo preguntaba con educación. Pasados unos minutos, le trajo su café con leche y lo dejó sobre su mesa.

Mary miró el reloj y pensó que probablemente ya estarían disponibles los resultados provisionales. Abrió el programa informático 4GLium. Introdujo las contraseñas pertinentes y a continuación apareció en el ordenador una cascada de resultados. Mary quiso obviar aquellos que eran menos importantes y buscó rápidamente los datos globales.

Se quedó perpleja. Sus ojos miraban fijamente la pantalla. No parpadeaba. Llevó su mano derecha a la frente y la presionó con los dedos pulgar y corazón, cerrando los ojos al mismo tiempo. La retiró, abrió los ojos y volvió a leer los datos:

PM1702TAI;    PM1702NIG;    PM1702USA;    PM1702BRA;

Vacunados 12.000  Personas
Placebo 6.000  Personas
Vac15721 6.000  Personas
Seropositivos con placebo 651  Personas
Seropositivos con Vac15721 734  Personas
Placebo no analizados 32  Personas
Vac15721 no analizados 25  Personas

 

No comprendía nada. Su mente se quedó en blanco. Su cuerpo se estremeció con una sensación de rabia y frustración. Dio un puñetazo sobre la mesa. Cerró el programa. Lo volvió a abrir e inició de nuevo todo el proceso, pero visualizó otra vez los mismos resultados.

¿Cómo era posible aquello? ¿Cómo podían ser totalmente positivos los resultados provisionales de la doctora Carrie Galloway y, sin embargo, los datos globales de los cuatro estudios ser tan negativos? ¿Cómo podían haber 734 personas que se habían infectado con el Virus del SARS-CoV-2 a pesar de estar vacunados con la Vacuna15721? Eso quería decir que la vacuna no era efectiva y que sería un fracaso rotundo.

No podía ser. Intentó tranquilizarse y recobrar la calma para así poder poner orden en sus pensamientos. Se le ocurrió una idea. Solicitó al ordenador los datos del estudio de la doctora Carrie Galloway:

PM1702USA

Vacunados 4.000  Personas
Placebo 2.000  Personas
Vac15721 2.000  Personas
Seropositivos con placebo 212  Personas
Seropositivos con Vac15721 261  Personas
Placebo no analizados 13  Personas
Vac15721 no analizados 9  Personas

 

Mary Fishers no daba crédito a aquellos datos. Los resultados globales del proyecto le indicaban que aquel era un fracaso, y, recíprocamente, los resultados del estudio de la doctora Galloway le confirmaban lo mismo.

Pero, ¿por qué los datos que analizó la noche anterior con su ordenador le informaban que el número de seropositivos con la Vacuna15721 era cero? Lo cual representaba el éxito de la investigación que llevaban a cabo. Y, sin embargo, ahora, los datos oficiales le indicaban que había 261 personas vacunadas que estaban infectadas con el virus.

Se quedó pensativa. Giró su sillón y miró en dirección a la ventana. Mirar la transparencia del cielo azul le reconfortaba y, a menudo, lo utilizaba como terapia antiestrés. También realizaba esa acción cuando tenía que pensar y analizar una determinada situación.

A pesar del problema que tenía sobre la mesa, se había relajado. No estaba segura, pero quería investigar más a fondo. Pensó que quizás sólo su hermano podría ayudarla.

―Moon Digital. Dígame.

―Sara, soy Mary Fishers. Quiero hablar con mi hermano.

Copyright: Francisco Belda Maruenda

 

Aquí acaba el octavo capítulo de LA VACUNA: una novela que te estoy publicando en este Blog por capítulos.

Aquí te dejo los enlaces a los capítulos anteriores, para que los puedas leer:

Te quiero pedir un favor muy importante para mí:

Estoy muy ilusionado con esta novela, por lo que si te ha gustado este capítulo de LA VACUNA, así como los anteriores, y piensas que le puede gustar a tus amigos o contactos, te quiero pedir que me eches una mano compartiendo este capítulo a tus amigos a través de email, WhatsApp, Facebook, Instagram, Twitter o tus demás redes sociales.

Tu recomendación es la mejor forma para que nuevos lectores puedan leer la novela gratis.

¡Te aseguro que me ayudas muchísimo!

¡Ni te imaginas cuánto!

Millones de gracias si lo compartes y un abrazo de todo corazón.

Déjame tu comentario o tu crítica sobre el capítulo y aparecerá más abajo.

Y, si quieres que te envíe un email cada vez que publique un capítulo, SUSCRÍBETE AL BLOG: más abajo en el móvil o en la barra lateral en el ordenador.

¡Que tengas un día maravilloso!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.