LA VACUNA: Capítulo 7, TRAICIÓN

La sala de reuniones de la cuarta planta era un lugar sagrado en Microgensyn. Allí sólo se celebraban reuniones transcendentes para la empresa. El hecho de programar una reunión en aquel lugar indicaba la magnitud y la importancia de la misma. Una mesa ovalada de amplias proporciones presidía toda la estancia. Grandes ventanas permitían una iluminación natural y al mismo tiempo dejaban divisar una magnífica vista. De sus paredes forradas de madera, colgaban cuadros con pinturas al óleo de todos los presidentes de Microgensyn.

Ellen Fletcher, secretaria de Arthur Sullivan, colocaba unos expedientes sobre la mesa. Pascale Carter manipulaba su ordenador y verificaba el correcto funcionamiento de la conexión con la gran pantalla de plasma situada en un extremo de la mesa.

―Señora Fletcher, ya estoy preparada.

―Entonces, ¿anuncio que ya puede comenzar la reunión?

―En efecto.

Por la puerta entraron David O´Connor y Arthur Sullivan. Tras ellos, Jason O´Connor y un ejecutivo de Bioconn que conversaban con Brent Sanders, socio fundador de Sanders, Tigar & Truesdale, uno de los despachos de abogados más importantes del país, cuya sede central estaba  en Nueva York, especializado en fusiones de grandes empresas, y junto a él Craig Schwab, asociado del despacho. Después entraron Charles Scott, vicepresidente de Microgensyn, en animada conversación con Ted Williamson, socio fundador de Williamson & Weiss. Todos tomaron asiento en la mesa ovalada. A un lado, los representantes de Bioconn, y al otro, los ejecutivos de Microgensyn sentados jerárquicamente. De pie, y dispuesta a comenzar la reunión se encontraba Pascale Carter.

―Disculpen el retraso.

Christopher Norton se incorporó en aquel instante. Ocupó su asiento al lado de Charles Scott y saludó a todos los presentes. Su cargo, dentro del organigrama directivo de Microgensyn, no le habilitaba para estar presente en dicho acto, pero su capacidad para medrar y estar en el lugar oportuno en el momento adecuado, le había facilitado el acceso a aquella reunión.

―Buenas tardes ―dijo Arthur Sullivan, mientras se ponía de pie―. En primer lugar, quiero dar la bienvenida a nuestros invitados a la sede de Microgensyn. En segundo lugar, agradecer vuestra presencia, y en tercer lugar, deseo que en esta reunión se sienten las bases para lograr un acuerdo satisfactorio para ambas partes y que el fin que perseguimos quede pactado y sea toda una realidad. A continuación cedo la palabra a la señorita Carter.

―Desde hace dos años estamos trabajando en la fusión de dos de las más importantes empresas de la industria farmacéutica: Microgensyn y Bioconn. El objetivo final es lograr un laboratorio que sea el número uno mundial, un gigante dentro del sector en los campos de investigación médica, comercialización de fármacos y productos químicos, así como en ventas. Cada uno de ustedes tiene sobre la mesa un expediente con toda la información y datos que voy a exponer a continuación, y que es el fruto del trabajo realizado durante estos dos años.

Copyright: Francisco Belda Maruenda

 

Aquí acaba el séptimo capítulo de LA VACUNA: una novela que te estoy publicando en este Blog por capítulos.

Aquí te dejo los enlaces a los capítulos anteriores, para que los puedas leer:

Te quiero pedir un favor muy importante para mí:

Estoy muy ilusionado con esta novela, por lo que si te ha gustado este capítulo de LA VACUNA, así como los anteriores, y piensas que le puede gustar a tus amigos o contactos, te quiero pedir que me eches una mano compartiendo este capítulo a tus amigos a través de email, WhatsApp, Facebook, Instagram, Twitter o tus demás redes sociales.

¡Te aseguro que me ayudas muchísimo!

¡Ni te imaginas cuánto!

Millones de gracias si lo compartes y un abrazo de todo corazón.

Déjame tu comentario o tu crítica sobre el capítulo y aparecerá más abajo.

Y, si quieres que te envíe un email cada vez que publique un capítulo, SUSCRÍBETE AL BLOG: más abajo en el móvil o en la barra lateral en el ordenador.

¡Que tengas un día maravilloso!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.