La VACUNA: Capítulo 16, UN ROMANCE INESPERADO

Las copas, limpias y transparentes, sonaron cristalinas cuando chocaron entre sí. Después, los dos bebieron y las volvieron a colocar sobre el mantel de la mesa, con delicadeza, para que no se cayeran. A través del cristal, se veían resbalar lágrimas amarillo pálidas a través de sus paredes, como lágrimas que hubieran brotado de los ojos de Mary y Jeff. Y las diminutas burbujas ascendían como queriendo escapar de aquella prisión líquida, como si el amor de ellos dos quisiera evadirse de allí y sobrevivir a las amarguras con las que, sin duda, se tendrían que topar.

El presente para Mary resultaba un torbellino de acontecimientos difíciles de catalogar. Parecía presa de una vida azarosa con sufrimientos difíciles de superar y que probablemente, con la decisión que había adoptado, se volverían a repetir. Su futuro estaría plagado de zozobras inquietantes por la que tendría que navegar con la limitada destreza de un grumete capitaneando un barco mercante.

Tenía una misión que cumplir y unos consejos, a modo de sugerencias, que le habían ordenado. Todo parecía salirle bien, mas se había extralimitado en sus funciones, pues su corazón salía victorioso de una compleja aventura que nunca hubiese imaginado, y su pragmatismo derrotado sin contemplaciones. Pero, ahora no era el momento adecuado de acordarse de los deberes ni de los hechos por realizar, sino de dejarse mecer en la nube caprichosa del amor y aprovechar los instantes de pasión que el destino le tenía reservados.

Jeff Colleman estaba asustado. No se reconocía a sí mismo. Dudaba si vivía en la realidad o se trataba de una alucinación que su mente estaba ideando. Un sueño irreal fraguado de acerbas connotaciones que su corazón no estaría en condiciones de asumir, en caso de descubrir el engaño que se cernía sobre él. Pero, estaba de suerte, no estaba soñando, ni siquiera podía imaginar una situación similar, sino que se encontraba en Jake & Annie´s, un restaurante maravilloso de Main Street, y disfrutaba de una deliciosa cena con Mary Fishers, la cual hacía unos instantes le había dicho: «yo también te quiero», la frase que durante toda su vida anhelaba escuchar, y que se había hecho esperar treinta y nueve años.

Al final de la velada, el cocinero que iba recorriendo las mesas, se acercó y quebró el momento mágico que disfrutaban. Cortésmente, se interesó por los platos consumidos y pidió el parecer de ellos, así como algún tipo de sugerencias, escuchando de boca de ellos que la comida degustada les había resultado espléndida y que, sin lugar a dudas, regresarían. No podía ser de otro modo.

Cuando abandonaron el restaurante se dirigieron hacia el paseo marítimo y emprendieron el camino de regreso, en dirección a la casa de Mary. Caminaban cogidos de la mano y en algunas ocasiones, Jeff la estrechaba contra su cuerpo abrazándola por encima del hombro, sintiendo en su cintura la mano firme y segura de Mary.

El tema de conversación seguía centrado en ellos y parecían encantados con las anécdotas, comentarios y tonterías que narraban, pues en sus rostros se reflejaba la alegría y el goce que sus palabras, de niños que vivían una experiencia nueva, les proporcionaban. Un hombre y una mujer, como luna y mar, y una noche eterna de amor.

Llegaron paseando a la altura de la casa de Mary y decidieron adentrarse en la playa. Caminaban por una alfombra de arena que se hundía con cada paso y no les importaba que sus zapatos se llenasen de arena.

¡Cómo les iba a importar!

Se sentaron y se quedaron en silencio, contemplando la inmensidad del océano lleno de vida, muriendo a dentelladas sobre la playa, y observando el reflejo de la luna mirándose en el espejo de la oscuridad del mar.

Mary dejó caer su cuerpo lentamente y se acostó mirando a Jeff a los ojos. Él apoyó su brazo derecho y se inclinó sobre ella, observándola con dulzura. Estaban en silencio, no necesitaban hablar…

Copyright: Francisco Belda Maruenda

 

Así acaba el capítulo decimosexto de LA VACUNA: una novela que te estoy publicando en este Blog por capítulos.

Aquí te dejo los enlaces a los capítulos anteriores, para que los puedas leer:

Te quiero pedir un favor muy importante para mí:

Estoy muy ilusionado con esta novela, por lo que si te ha gustado este capítulo de LA VACUNA, así como los anteriores, y piensas que le puede gustar a tus amigos o contactos, te quiero pedir que me eches una mano compartiendo este capítulo a tus amigos a través de email, WhatsApp, Facebook, Instagram, Twitter o tus demás redes sociales.

Tu recomendación es la mejor forma para que nuevos lectores puedan leer la novela gratis.

¡Te aseguro que me ayudas muchísimo!

¡Ni te imaginas cuánto!

Millones de gracias si lo compartes y un abrazo de todo corazón.

Déjame tu comentario o tu crítica sobre el capítulo y aparecerá más abajo.

Y, si quieres que te envíe un email cada vez que publique un capítulo, SUSCRÍBETE AL BLOG: más abajo en el móvil o en la barra lateral en el ordenador.

¡Que tengas un día maravilloso!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.